Cuando nos acechan malos pensamientos

25 marzo 2009 at 3:03 PM Deja un comentario


Un señor que amaba los pájaros estaba construyendo una enorme jaula, tan grande como su campo, para soltarlos y dejarlos vivir en su ambiente natural, sin que se sintieran oprimidos. Él sería el dueño de todas esas almitas vivientes, compradas una por una por un precio convenido. Un día caminaba frente a un vivero ‘siempre verde’ y escuchó una hermosa melodía producida por un canario. Se detuvo para ver si podía comprarlo. El le habló con dulzura al menudo prisionero, que según el vendedor dijo sufría de melancolía, comentó que en una jaula más grande mejoraría su ánimo y se alimentaría adecuadamente. Había llegado la oportunidad de tener un dueño amoroso. Le comentó al dueño del vivero que le encantaría llevárselo ahora, pero que no podía, porque andaba sin el auto y tardaré por reuniones que tengo. Volveré la próxima semana y sin falta me llevaré el canario. Como el canario no entendía el lenguaje humano, vio que el hombre de mirada tierna se alejaba sin llevárselo, su pequeño corazón se llenó de sombras. Pensó que una vez más había sido rechazado. El canario escondió la cabeza debajo de sus alas y permitió que la modorra lo aplastara. El agua y alpiste parecía que no existieran. Dejó morir la esperanza, ya no tenía ni para comer ni para cantar. Cuando el señor vino a buscarlo ya era demasiado tarde. El señor se lamentó diciendo, donde lo iba a llevar es un lugar donde abunda el agua y el alimento. Ningún ave buscará la muerte por no poder soportar la vida. ¿Qué aprendemos de esta ilustración? 1º No despreciar el valor del alimento y condenarse a sí mismo al raquitismo. Esto es grave tanto en el alimento material y espiritual. Nuestra fe necesita riego constante y cuidados sabios. 2º No dejar morir la esperanza, sin la cual nadie tiene fuerzas para seguir adelante. 3º Siempre estaremos con una libertad condicionada, como la de vivir en una gran jaula protectora que nos dará una vida plena y gozosa. Nunca podremos desafiar el fuego, bajar al fondo del mar y salir al espacio. 4º Es importante saber esperar. El que nos compró con el valor de su sacrificio quiere vernos luchar por la verdadera vida. Él nos conoce por nombre, y nos compra por un precio de rescate convenido de antemano. Nuestro redentor viene a la hora acordada.
Imprimir

Entry filed under: Temas Varios.

Sonrisas de la verdad ¿Debemos temer al futuro?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


marzo 2009
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

abeltj

Error: Por favor, asegúrate de que la cuenta de Twitter es pública.


A %d blogueros les gusta esto: